El niño en los juegos

Hola amigos una semana mas con mas historias reales, ahora un relato extraido de la pagina de facebook leyendasdemonterrey, espero lo disfrutes y compartas con tus mejores amigos.

El niño en los juegos

Mi niña que está a punto de cumplir 4 años en unos días, siempre desde que tiene capacidad de hablar, parece hablar de personas y seres que en verdad solo ella ve, muchas veces se los hemos atribuido a su imaginación, ya que siendo pequeña en verdad no hay forma de saber si son cosas que sueña o imagina, pero ha habidos muchas ocasiones en las que en verdad nos asusta con lo que dice ver y que no hay forma de explicar, esta historia es una de esas ocasiones.

Hace dos años aproximadamente, cuando ella tenía alrededor de 2 años, la llevamos a un Carl`s Jr que cuenta con juegos, aquí en Monterrey, no mencionare cual sucursal es, por no dañar al restaurante, pero es un lugar muuuy viejo, yo recuerdo haber ido a piñatas ahí en mi infancia, y ya tengo más de 30 años, pero como les contaba, hace dos años fuimos ahí, muy tarde en la noche, no había niños en el área de juegos, lo cual para nosotros era ideal, porque mi hija siempre ha sido tímida y se le dificulta interactuar con otros niños, tanto así que se rehúsa a subirse a los juegos si hay otros niños, algo que aun pasa a veces.

Estábamos felices de que no hubiera niños y que finalmente pudiera disfrutar del juego, ustedes saben de esos donde los niños entran y pasan por tubos, redes y resbaladeros. Pero cuando animábamos a la niña a entrar a jugar se negaba, algo decepcionada porque por eso la habíamos llevado, le pregunte porque a lo que me dijo: “Mami hay un niño ahí en el juego corriendo”. Confundida mire dentro del juego, tal vez no habíamos visto al niño que ella mencionaba, pero no, no había nadie. Seguimos insistiéndole que subiera al juego, que no había nadie ahí, pero simplemente no quiso y así lo dejamos, no le dimos mucha importancia, ya que pensamos que tal vez era un capricho.

Fuimos en múltiples ocasiones a ese mismo restaurante, durante horas más regulares y siempre hay muchos niños por lo que la niña solo juega en el área para niños más pequeños, nunca en el juego de grandes, sin ningún incidente ni ningún comentario extraño.

La semana pasada el domingo fuimos muy temprano a desayunar ahí mismo, creo que fuimos las primeras personas en entrar, mi hija hace un mes había ido a otro restaurante con ese tipo de juegos grandes y había vencido la timidez y se había subido con niños y todo, así que supuse que como el juego iba a estar desierto, se iba a poder subir por primera vez a este juego en particular y disfrutarlo al fin.

Hicimos nuestra orden, yo me quede sirviendo las bebidas y mi esposo y ella se adelantaron al área de juegos, ya que ella estaba muy emocionada, los alcance en unos minutos y para mi sorpresa no jugaba dentro del juego si no que jugaba con mi esposo por fuera, como esperábamos no había absolutamente nadie, pero aun así aún no se había subido al juego.

Cuando llegue con mi esposo le pregunte porque la niña no se había subido todavía, me dijo: “Dice que no se puede subir porque hay un niño en el juego corriendo y le da miedo”.

No le di mucha importancia de inicio, ya que como el incidente anterior había sido hace dos años y en su momento tampoco le dimos importancia y honestamente no me acordaba, ya que habíamos venido muchas veces desde entonces, nos sentamos a comer y ella jugo en el área de bebes, ya comiendo pensé en comentarle a mi prima al respecto, porque mi prima es bien miedosa y le cuento las anécdotas de lo que mi niña dice para asustarla, y de pronto me acorde, yo le había contado la misma cosa a mi prima hace años.

Me causo muchísima impresión, ya que si yo no me acordaba bien, y eso que ya soy adulta, que se puede esperar de una niña de 4 años con algo que dijo cuándo aún tenía 2 años. Además que habíamos ido muchísimas veces en el transcurso de ese tiempo al mismo lugar, la única diferencia era que en esas dos ocasiones casualmente estábamos solos en el área de juegos.

Durante la comida la niña quiso ir al baño y la lleve, mi esposo se quedó en la mesa comiendo, al regresar, me dice que mientras que no estuvimos estuvo constantemente volteando a ver el juego, porque en su vista periférica veía un bulto negro pasar rápido por dentro del juego, cabe mencionar que mi esposo no es nada sugestionable y siempre le busca una explicación lógica a todo.

No recuerdo jamás que nadie haya tenido un accidente en un Carl`s Jr en Monterrey, sin embargo pienso que tal vez hay quienes regresan a lugares donde fueron felices, o tal vez sea energía residual, ya que honestamente los niños son seres llenos de energías intensas, no me extrañaría que dejen su marca de energía, solo puedo especular que puede ser ese “niño” que mi hija ve, solo puedo estar segura de que vio algo.
¿A alguien le ha pasado algo similar?
Anonimo

Leave a Reply