La Madremonte: Una leyenda colombiana

Colombia, tierra del vallenato, sancocho, harapos, aguardiente y sobretodo de mujeres hermosas, también se hace presente en Fotoleyenda para regalarnos una leyenda urbana sobre un personaje muy conocido por esos lares y conocido en otros países con otros nombres.

Según los campesinos de Colombia, cuentan que la “Madremonte” es una mujer muy elegante, madura y que viste siempre de hojas verdes muy frescas y musgo verde, usa un sombrero de hojas y plumas verdes y como en toda leyenda urbana que tenga que ver con bosques, el personaje se esconde entre árboles y no se le puede ver la cara ya que el sombrero se lo cubre.

Muchas personas aseguran oír sus gritos por las noches y que cuando se baña en los ríos, estos terminan turbios y se desbordan, por lo que causan inundaciones y daños dantescos.

Pero además de todo, la Madremonte también viene a ser una especie de protectora ya que suele castigar a todo aquel que quiere invadir sus terrenos, además castiga a los perjuros, perversos, a los maridos infieles y vagabundos (Y algunos les echan la culpa a las guerrillas) para aquellos que invaden terreno ajeno o que cortan alambres colindantes, también hay castigo y que mejor castigo que dándoles en donde más les duele: Plaga para sus ganados.

A aquellos que andan en malos pasos, los hace caminar por horas y horas en el monte y les borra el camino para que se pierdan y terminen desmayándose para luego despertar y recordar todo para tenerlo siempre como lección.

El mito es conocido en Brasil, Argentina y Paraguay con nombres como: Madreselva, Fantasma del monte y Madre de los cerros.

Si van para Colombia y se quieren librar de la Madremonte, se recomienda ir fumando un tabaco o ir con un bejuco de adorote amarrado a la cintura. Las pepas de cavalonga en el bolsillo o una vara recién cortada de cordoncillo de guayacán, es útil ayuda; sirve también, portar escapularios y medallas benditas o ir rezando la oración de San Isidro Labrador, abogado de los montes y de los aserríos.

Leave a Reply